martes, 26 de mayo de 2009

Exploraciones Sierra Gorda 26 de Mayo. La Espeleo "é azín"

Para ésta salida en la cuál participamos Andrés Santaella, J.L. Martel, Miguel Ruiz (Pulguito) y yo,  no podemos contar grán cosa sobre este día de exploraciones ya que no hubo demasiada suerte y lo que nos íbamos encontrando y/o explorando no era nada demasiado interesante. Pero de todas formas, las salidas de Espeleo, que la mayoría de las veces te vas para casa con "la moral partía" ya sea porque no dieron buenos resultados las desobstrucciones, prospecciones o lo que sea, siempre te sirve para que "a la próxima" sepas desenvolverte mejor y conocer más a fondo las historias del sitio en el que éstas trabajando. 
Y digo esto porque para éste día contábamos con la colaboración de Diego, un pastor en la que su vida siempre ha estado ligada a éstas sierras. Durante la progresión con el vehículo por la pista de tierra fueron constantes las paradas para mirar esos "boquetes" que él con toda ilusión nos quería mostrar. Pero como he dicho al principio no pinchábamos con nada que tirase.
Aunque después de una larga jornada de aquí para allá en la cual pudimos explorar y topografíar un total de 5 cavidades de escasa entidad (la que más, llego a -27 metros), con lo que me quedo sobretodo es con una de esas historias que nos contó y que te hacen volar la imaginación.
Más que historia resulta ser un hecho real ya que nos relató con todo detalle como fue el asunto.

Y la historia es la siguiente:

En mitad de una gran zona llana de la sierra y siendo éste hombre por aquel entonces dueño de esas tierras, quisieron buscar agua abriendo un pozo. Como por lo visto toparon a los pocos metros con una sospechosa plancha de roca caliza, ensacharon el boquete con una excavadora. Apenas a 6 metros de la superficie se abrió una especie de ventana lateral cerca de esa plancha de roca. Diego bajó en la pala de la excavadora y con una potente linterna se asomó a través de ese agujero oscuro. Con gran asombro se da cuenta de que la luz del foco no llega a tocar pared alguna, perdiéndose el rayo de luz en la oscuridad. De inmediato sale de allí y vuelven a meter toda la tierra extraída...
Todo esto nos lo cuenta de camino que vamos hacia el sitio de los hechos y lo corrobora in situ, señalándonos el sitio exacto. Nos explica que como no iban a encontrar en ese lugar lo que querían, el agua,  viendo la tremenda sala que existe bajo sus pies y con miedo de que aquello se pudiese derrumbar y tragaserlos excavadora incluida, lo taparon y ahí se quedó el misterio.

Creo que desde entonces tiene una espinita clavada con ésto de las profundidades y de ahí su afición por el tema. 

Tras la jornada aciaga de exploraciones (aunque también decir que para obtener una seriedad en los resultados hay que ser sistemático con lo que ello implica de estar un día entero dando "patás" al monte  para conseguir 5 cuevas, pero claro, de escasas dimensiones), cuando volvemos a pasar por ese llano nos anima a que podríamos volver (con los medios necesarios)  a abrir de nuevo ese boquete.......  espero pronto poder contarlo.


El entorno

Andrés siglando

Miguel topografiando

Martel explorando

David...buscando

Cristalizaciones en una de las mini simas



Continuará......

0 comentarios:

Escribe aqui tu espeleocomentario

 
Subir