martes, 5 de enero de 2010

Cañón de Espantaperros (Salar, Granada). En su punto




Con la información que teníamos sobre el estado del Cañón de Espantaperros no podíamos resistirnos a hacerlo ya que es muy difícil encontrarlo con agua circulando.
El pasado domingo 3 de Enero, Balti y Juan del GEA de Campillos y yo, estábamos entrando al barranco eso de las 11 de la mañana.
Uno de los aspectos que caracteriza este barranco son sus gélidas aguas, con una temperatura que ronda los 8 o 9 grados, llegando a descender hasta los 5 grados en las pozas cuando deja de circular el agua.
En unas 5 horas realizamos el descenso, pudiendo disfrutar de esas impresionantes cascadas y rapeles en las que en algunas no puedes evitar que el agua te golpee con fuerza



3 comentarios:

  1. buenas soy pedro yo no pude ir,
    me fuera gustado mucho ir pero al final nada
    como siempre, es un pedazo de barranco y suerte de cojerlo con agua.
    QUE LE ABEIS ECHO AL COMPAÑERO DE FATIGA.

    ResponderEliminar
  2. Pues juan en el último resalte de barranco que seria de 1 metro se torció el tobillo. No tuvo muchos problemas para subir al coche, pero iba cojeando.
    Al llegar al coche lo tenia bastante hinchado y ahora esta "en reposo". Mira que es mala suerte. Pero bueno peor fuera sido si se lo hubiera torcio al principio del barranco, no hubiera disfrutao como lo hicimos con el descenso, ya que estuvo muy molón con toda esa agua.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anda si que al final me lo perdi, se me han puesto los dientes largos, pero ya sabes tenia que cojer la aceituna, otro dia sera, ya que con los dias que tenemos de lluvia va a llevar agua una temporada buena.

    ResponderEliminar

 
Subir