martes, 15 de octubre de 2013

TRABAJOS EN LA CUEVA DE DON FERNANDO (CST-2)

El Pasado día 12 de octubre, Federico Gómez Contreras y José María Jiménez Castro, miembros del GEG, junto con Chema Gómez, Laura Avivar, Francisco Álvarez y Sabina Moles, de ECDC-Andalucía, y Daniel Muñoz y Reda Choho, de Yumis, realizaron una incursión en la Cueva de Don Fernando, en Castril, con -241 m de desnivel.

En la visita se realizaron los siguientes trabajos:

-Revisión de la instalación existente.

-Revisión de la exploración de tres puntos de la cavidad.

-Limpieza de material obsoleto. Principalmente cuerdas muy antiguas que están en desuso y amontonadas en algunos pozos. Se sacaron al exterior al menos 80 metros de cuerdas para tirar a la basura.

Durante la aproximación encontramos que el cable de acero que aumenta la seguridad en el acceso a la boca se encuentra partido, probablemente por la caída de rocas, aunque alguien ya había recogido sus restos. Nosotros buscamos un paso alternativo por debajo.

La cueva la encontramos muy seca y en plena actividad de quirópteros, por lo que prácticamente todos los puntos de agua se encuentran contaminados por la existencia de Guano, por lo que existen dificultades para beber en el interior de la cueva si no se portea agua suficiente.

La instalación se encuentra en general en buen estado, aunque dada la naturaleza de la roca, algunos parabolt no están bien cogidos y hay que extremar las precauciones a la hora de instalarlos. A pesar de ello, la instalación es lo suficientemente segura como para alcanzar la galería Dantesca (-160 m).

Una vez en la galería Dantesca, el grupo se divide, de modo que Paco, Daniel y Chema revisan algunas incógnitas en las partes más bajas de la galería Dantesca, introduciéndose a través de algunas gateras que dan a salas más amplias que finalmente corresponden a la vía de los Descaminaos, alcanzando los -211 m. Durante la revisión no se localizó ninguna posibilidad más allá de las topografías existentes.

El resto del grupo se dirigió a la sala de la Colada para que los nuevos conocieran por primera vez la cavidad. Posteriormente, Paco, Daniel y Chema revisan las partes bajas de esta sala, encontrando un continuo tapón formado por un Kaos de bloque y realizan una escalada de 20 metros hacia las partes altas de la sala localizándose la galería que asciende en dirección a la boca y varias salas que ya habían sido visitadas anteriormente por antiguos exploradores, pero no quedaban representadas en la topografía.

La actividad se prolongó durante 16 horas entre la dura aproximación, donde se portearon petates bastante voluminosos en los que se transportaron, aparte del equipo personal en torno a 300 metros de cuerda y unos 35 mosquetones con chapas de 10 mm, la instalación y desinstalación de la cavidad, la actividad interior y el retorno, ya de noche. 

Chema Gómez 

ECDC-Andalucía


Preparando el material

Subiendo hacia la cavidad

El paso del cable que está roto

La boca de la cavidad

Primer pozo

Bajando uno de los pozos



Pozo de la arena

0 comentarios:

Escribe aqui tu espeleocomentario

 
Subir