lunes, 12 de abril de 2021

DESCENSO A LA SIMA DE SAN ANDRES (SIERRA ELVIRA – ATARFE)

   El pasado día 1 de abril, Jesús Jabonero y Jorge Guerrero, tras un año de aprendizaje en el club, deciden que había llegado el momento de poner en práctica los conocimientos adquiridos, sin tener a ningún veterano que les guiase.

   Así que deciden ir a la Sima de San Andrés (GR-355), en Sierra Elvira, la cual iba a tener un poco de todo. Así pues, tras localizar las dos bocas que tiene  (muy próximas entre sí) optaron por empezar por la boca superior.

   Esta es realmente estrecha y lo justa para pasar la saca. Una vez sorteada esta primera "prueba" se dan cuenta que las instalaciones habían cambiado ligeramente respecto a la topografía del grupo.

   En vez de bajar un pozo P-3 y posteriormente un P-10, se dan cuenta que en la cercanía se habían instalado 2 spits.

  Tras realizar la instalación, con las técnicas aprendidas, bajan esta cabecera (Aproximadamente un P-8) la cual da justo en la cabecera del P-10 mencionado.

   Una vez en el fondo se continúa por una estrecha diaclasa de techos muy altos y con bloques empotrados. A mitad de la misma se abre una vertical de unos 4 metros, en cuya cabecera se localiza un parabol y un spits. Dicho pozo en realidad es un fraccionamiento del P-25, accesible desde la boca inferior. Se continúa el camino por la diaclasa, ligeramente más ancha pero con un caos de grandes bloques, hasta llegar a un pozo, destrepable, desde el cual se alcanza la zona más profunda de la sima (-46 metros).

   En esta zona hay dos pequeñas salas conectadas por unos estrechos pasajes, donde además se pueden observar algunos de los pocos espeleotemas que hay en esta cavidad. También se percataron de una corriente de aire y los restos recientes de un roedor (¿topo?). Puede que esa zona de al exterior de alguna forma, aunque no transitable para una persona.

   Ya de vuelta y antes de coger la primera cuerda de regreso, la sima tiene una continuación destrepable que baja a una zona que finaliza en un conducto no penetrable. Observando en este punto un ruido continuado de golpeteo. Se desconoce el motivo pero podría ser desde vibraciones de motores de algún pozo, trabajos en las canteras próximas, o una fiesta en el infierno.

   Una vez de regreso al primero de los pozos, hay un camino que comunica con la boca inferior y desde la que se observa la cabecera del P-25, que empalma con la instalación más profunda. La salida por esta boca era muy angosta y más estrecha que la inicial, pero poco a poco fueron saliendo.

Realmente una bonita y completa experiencia de "bautizo".


1 - Entrada superior de la Sima de San Andrés

2 - Entrada inferior de la cavidad

3 - Rampa de acceso al P-25

4 - Jesús descendiendo una de las verticales

5 - Jorge en el P-25

6 - Base del P-25

7 - Jesús explorando la cavidad

8 - Jorge saliendo al exterior

9 - Jorge y Jesús, satisfechos de la experiencia realizada


0 comentarios:

Escribe aqui tu espeleocomentario

 
Subir